Existen diferentes tipos de fosas, puedes ser de concreto, que son las más utilizadas, de polietileno, que son ligeras y económicas y las de fibra de vidrio. No importa de qué material estén hechas, todas las fosas sépticas son muy similares a un pozo y es a este lugar a donde llegan todos los residuos fecales y las aguas residuales que salen de los hogares.

El objetivo principal de estas fosas es depurar y filtrar las aguas residuales para evitar que el medio ambiente se contamine. Las fosas son instaladas en zonas rurales en donde no existe un sistema de alcantarillado.

Para evitar el desbordamiento o que las fosas no funcionen adecuadamente se le debe realizar un mantenimiento y limpieza de forma periódica, con esto se evitará en gran medida que el lodo y la suciedad se acumule y que el drenaje disminuya.

Estos son algunos de los problemas más comunes que se pueden presentar al no realizar un mantenimiento adecuado de las fosas sépticas:

La fosa podría desbordarse

Se inunda o bloquea el campo de drenaje por la lluvia

Podría existir un atasco en los sistemas de filtrado

Podría romperse el interior de la fosa provocando malos olores

Debes tomar en cuenta que el mantenimiento dependerá del uso que se les dé a las fosas, sin embargo, el momento adecuado para realizar una limpieza deberá ser cuando el nivel de lodo esté a la mitad.

Nota: no es recomendable que la fosa se vacíe por completo, ya que se necesita una pequeña cantidad de lodo para que el proceso de depuración se lleve a cabo.


No dudes acudir con los profesionales y asegurarte de una limpieza y mantenimiento adecuado de tus fosas, en Desazolves Profesionales de Querétaro te podemos ayudar.